<iframe src="https://www.googletagmanager.com/ns.html?id=GTM-PWMBPK" height="0" width="0" style="display:none;visibility:hidden">

5 cosas que no debes hacer como vendedor online tras la entrada en vigor del RGPD

Reglamento General de Proteccion de Datos senal de stop

El Reglamento General de Protección de Datos (RGPD) ha entrado en vigor y los propietarios de tiendas online deben prestar la máxima atención en determinadas situaciones. Si no observas este reglamento, te puede salir muy caro. Te revelamos cinco cosas que debes evitar para que nunca recibas la desagradable correspondencia de las autoridades.

1. Solicitud de información del usuario innecesaria

Igual que reza el dicho “revélate como tú eres”, en los formularios de contacto podría solicitarse además de la dirección de correo electrónico y el nombre y apellidos, la profesión, el día de la boda o el cumpleaños del gato. Aunque esto nos pudiera parecer una buena idea, contraviene totalmente el principio de economía de datos que establece el RGPD. Por tanto, solo deben solicitarse al cliente los datos necesarios para la prestación de un servicio.

2. Pulir la documentación

Una de las novedades más importantes del RGPD es la denominada responsabilidad o rendición de cuentas, es decir, que cada empresa debe demostrar que cumple las disposiciones en materia de protección de datos. El registro de procesamiento de datos constituye la parte fundamental de dicha rendición de cuentas. En esencia, se trata de documentar escrupulosamente todos los procesos en los que se guardan y se procesan datos personales.

3. Ignorar las consultas de información

Si un cliente solicita a la tienda online todos los datos almacenados sobre su persona, seguramente al propietario de la tienda no se le va a acelerar el pulso. Sin embargo, el artículo 15 del RGPD obliga a responder dicha solicitud en el plazo de un mes e informar, por ejemplo, sobre los datos disponibles en el sistema, así como la finalidad de su procesamiento.

Tienes que verlo así: La solicitud de información te va a suponer, como comerciante, mucho trabajo, aunque también demostrará al cliente la seriedad con la que tratas la protección de datos. Además, en la práctica tampoco deberían darse tantas solicitudes de este tipo.

4. Tratar la declaración de protección de datos de forma poco profesional

Eso de copiar rápidamente la declaración de protección de datos de la página web de la competencia y listo es un comportamiento que en la época post-RGPD se considera totalmente negligente. Puede que el cliente no vaya a leer la declaración de protección de datos, aunque será lo primero que mire con lupa un abogado especialista en requerimientos. Por lo tanto, te recomendamos que trates este tema con sumo cuidado.

Asimismo, en la declaración de protección de datos se debe informar detalladamente a los consumidores sobre qué se hace con sus datos personales, y no directamente en tu página y servidores, sino también en los dos otros proveedores.

5. Ocultar fallos informáticos relacionados con los datos

“¡Vaya!, parece que los datos del cliente se han publicado. Pero seguro que nadie lo ha notado, por lo que no pasa nada”. Estás equivocado, sí que pasa. El RGPD establece que debes informar a las autoridades competentes en un plazo de 72 horas cualquier fallo que se haya producido en relación con los datos. Por lo tanto, debes crear un plan de reacción indicando la persona de contacto de la empresa en este caso y qué procesos se aplican.

Vender tranquilamente gracias a la protección RGPD

Si dominas estos cinco puntos, ya has hecho mucho para poder vender tranquilamente y sin sobresaltos a través de tu tienda online, incluso en la época post-RGPD. 

Si tienes cualquier duda o sugerencia, puedes ponerte en contacto con nosotros en members@trustedshops.com.

New Call-to-action

0 Comentarios