5 cosas que los comerciantes online nunca deberían hacer

Ocultar datos de contacto, página poco intuitiva, contenido inútil: En el comercio electrónico hay montones de errores comunes. Te revelamos lo que debes tener en cuenta como comerciante online para no meter la pata y frenar las ventas.

Artikelbild_online-shop_fehler_632x260

1. Olvidarse de los clientes

La idea del negocio es viable, la tecnología funciona, el diseño es elegante, pero ¿qué se me olvida? Ah, sí, los clientes. No hay nada que más les enfade que los datos de contacto estén bien escondidos. Además, los compradores no confían en una tienda online de la que tienen la sensación que es solo una interfaz técnica sin gente detrás de ella.

Otro aspecto: Sin un contacto directo no conocerás a tus clientes ni sus necesidades.

2. Lanzar un aluvión de contenido

El dicho «cuanto más mejor», no se aplica cuando hablamos de producir contenido para las redes sociales. Pues la cruel realidad es esta: En un minuto, de acuerdo con las estadísticas,se suben a Instagram 46.200 nuevas publicaciones, se ven 4,5 millones de vídeos en YouTube y se crean 2,1 millones de instantáneas en Snapchat. Vamos, que está claro que la gente no necesita aún más contenido.

Por eso es mejor que te ocupes de producir contenido personalizado y de alta calidad para tu grupo objetivo, en lugar de publicar cada evento y cada comida de la empresa.

3. Ignorar comentarios de valoración negativos

En la práctica, las valoraciones negativas aparecen con menor frecuencia de lo que temen los comerciantes online. La mayoría de los clientes evalúa de forma justa. Sin embargo, si surgen valoraciones negativas, deberías responder a ellas públicamente. Responde al comentario de manera objetiva, intentando encontrar una solución y tómate en serio las preocupaciones de tus clientes.

Si dejas que los comentarios negativos hablen por sí mismos, podría dar la impresión de que no te importa lo que piensen tus clientes. O peor: Que al fin haya algo de cierto en la crítica, dado que obviamente no se te ocurre nada que decir.

4. Diseñar la página como si fuera un laberinto

Tus clientes no quieren abrirse camino entre la maleza (tus productos) con su machete virtual, sino encontrar inmediatamente lo que buscan. Así que mantén los menús lo más simple posible y pregúntate cómo buscarías tú mismo los artículos.

Lo ideal sería que, además de la estructura del menú, hubiera una máscara de búsqueda que permitiera encontrar los resultados adecuados sin muchos clics.

5. Ser un comerciante más

Al elegir un modelo de negocio, hay dos posibilidades: O bien vendes un producto de masas, muy popular, pero estás en continua competencia o bien ofreces un producto de nicho, pero tienes un grupo de compradores más pequeño. Ambas opciones pueden funcionar. Independientemente de lo que decidas, tienes que poder responder a la pregunta de por qué los clientes deberían comprarte a ti en particular.

No basta con estar "también" en el mercado. En el caso de los productos de masas, a menudo la característica distintiva suele ser el precio, la marca o los canales de venta; mientras que en el caso de los productos de nicho, ésta se encuentra en el asesoramiento individual y las características especiales del producto.

Ponte en el lugar del cliente

En el comercio online hay algunos errores comunes. Si los consigues esquivar, ya tendrás tu primer rasgo distintivo. Asegúrate de observar tu página desde el punto de vista del cliente e intenta entender cada día mejor a tus clientes y optimizar tus ofertas.

New Call-to-action

0 Comentarios