<iframe src="https://www.googletagmanager.com/ns.html?id=GTM-PWMBPK" height="0" width="0" style="display:none;visibility:hidden">

10 consejos para escribir descripciones de producto que venden

Actualmente, vivimos en un mercado competitivo. Con independencia del producto o servicio que ofrezcas, otras personas tienen versiones diferentes, más baratas o de la misma calidad que el tuyo. Lo más importante es destacar.

descripciones de producto que venden

Así que, si tu caso es que estás empezando en el mercado del comercio electrónico, o si ya llevas tiempo, lo más probable es que necesites mejorar tus aptitudes de redacción para describir tus productos.

1: Deja de describir cosas.

¿Has visto alguna vez una publicidad de una página completa de la década de 1950? Piensa en cuánto texto había; en ocasiones la mitad de la página o más estaba escrita. Sin embargo, cuando la leías, siempre encontrabas más que las características básicas. Incluía otros términos interesantes, testimonios, historias…

Los clientes potenciales ya saben que tu producto es azul, de tamaño de bolsillo y liviano. Lo que necesitan saber es en qué se diferencia de cualquier otro producto azul, de tamaño de bolsillo y liviano en el mercado.

2: Piensa en quién está comprando tu producto.

Hay más de 7.000 millones de personas en este planeta y no todos ellos tienen un uso para tu producto. Así que debes pensar en las personas que van a utilizarlo. No harías publicidad de un club nocturno burlándote de la cultura de los encuentros sexuales casuales, o de un reloj de pulsera de gama alta criticando las muestras de opulencia.

¡Pero lo que dices importa tanto como lo que no dices! Piensa en el estilo de vida que lleva tu cliente ideal y explica cómo encaja tu producto en ese estilo de vida.

3: Sé breve.

Si te repites a ti mismo/a, o escribes un ensayo de diez páginas sobre tu producto, nadie lo leerá. ¿Sabes lo que van a hacer? Consultar las valoraciones y lo que dice la competencia.

Si quieres atraer el interés de los clientes potenciales desde el primer momento, asegúrate de que puedan leer la descripción de tu producto en 3 minutos o menos. Evidentemente, si se trata de un producto con varias versiones y complementos, quizá quieras dedicar 3 minutos por versión. Pero si el texto ocupa demasiado espacio en la página, considera la posibilidad de utilizar viñetas.

4: Habla de los detalles.

Tu producto es azul, de tamaño de bolsillo y liviano. Pero hay muchos otros productos iguales en el mercado, algunos con más valoraciones, o con la entrega gratuita, o con una etiqueta de precio rebajado.

Si tu producto tiene alguna característica única o interesante, explícala. Los detalles más pequeños, como un botón de pausa, opciones de limpieza sencilla o la disponibilidad de diferentes colores, podrían atraer a los clientes y convencerlos de elegir tu producto.

5: No utilices palabras sin un significado concreto.

Si alguien describe el servicio que presta como “excelente entrega rápida”, ¿qué significa esta frase? ¿Qué das por hecho?

Los clientes son escépticos con palabras que no pueden valorar. Todo el mundo describe su producto como “excelente”, pero en el caso de algunos productos la entrega más rápida sigue siendo una semana.

Elimina palabras como “excelente”, “magnífico” o “de primera” de tus descripciones y mira lo que te queda. Esto es lo principal de la descripción y lo que el cliente tiene en cuenta cuando quiera conocer ¡la calidad de tu producto!

“Entrega rápida excelente” no significa gran cosa, pero una frase como “entrega por mensajería al día siguiente” atraerá, sin duda, a los clientes.

6: ¡Apoya con argumentos tus declaraciones!

Muy bien, pero ¿qué sucede si tu producto es genuinamente el artículo más rápido, más fuerte o de mayores ventas de su categoría?

Entonces debes respaldar con argumentos tus declaraciones. Haz referencia a estudios, a especificaciones de los propios productos de la competencia, a revistas o a artículos. Si tu producto es el mejor, asegúrate de que tus clientes sepan quién lo ha calificado como el mejor y por qué.

7: Aplica la prueba social.

Cuando se trata de comprar algo en línea de un negocio de comercio electrónico, hay muchos clientes en el mercado que basarán la mayoría de sus decisiones en las opiniones de otras personas en el mundo, con independencia de que sean unos completos desconocidos. Considera cómo funcionan los sistemas de valoraciones y comentarios en sitios como Amazon y eBay. Si un producto tiene una valoración de una estrella, lo más probable es que no lo compres.

Las investigaciones sugieren que los compradores online confían en la valoración de un desconocido tanto, si no más, como las recomendaciones de sus propios amigos o familiares. Cuando recibes valoraciones y la prueba social de tus productos o servicio, asegúrate de destacarlos en tu sitio web para que todo el mundo los vea con facilidad.

8: Facilita una lectura rápida.

Volviendo a “Sé breve”, tenemos otro importante consejo sobre el formato de la descripción de un producto: no escribas un bloque de texto.

Asegúrate de desglosar la descripción en párrafos cortos y en utilizar viñetas siempre que puedas. Es importante que los clientes puedan leer tu descripción con rapidez y facilidad.

9: Asegúrate de que esté pulida.

A la hora de pulir la descripción de tu producto, debes asegurarte de que todo esté perfecto. Si tiene faltas de ortografía o errores gramaticales, a tus clientes no solo les costará leerla, sino que puede que los productos ni siquiera aparezcan en sus búsquedas.

10: Utiliza vídeos y muchas fotos.

Por último, e igualmente importante, asegúrate de que tus clientes tengan suficiente ayuda visual para fomentar su imaginación. En las tiendas físicas, la manipulación de un producto hace que la gente quiera comprarlo más. En el comercio electrónico, es importante que los clientes vean un vídeo sobre el producto, o muchas fotos desde distintos ángulos, para que puedan hacerse una idea concreta de lo que sería tenerlo y utilizarlo. Así, querrán comprarlo más.

¡Consejo extra!

A los clientes no les gusta que les vendan. Es una pequeña y extraña paradoja, pero a los clientes no les gusta que se les recuerde que tu principal prioridad es venderles el artículo. Aunque el único motivo por el que están leyendo la descripción es porque ¡quieren comprar algo!

Asegúrate de incluir una breve descripción de ti mismo/a, de tu empresa, de lo que te inspira, etc. La inclusión de una sección “Acerca de nosotros” permitirá a los clientes sentirse más cerca de ti y relajados, y ser menos escépticos cuando lean la descripción del producto. Una fotografía de ti mismo/a o de tu tienda principal es también una magnífica manera de personalizar las cosas.

Resumen

Cuando intentas mostrar a tus clientes que tus productos son, con diferencia, los mejores, debes apelar a ellos desde un punto de vista lógico y emocional. Si sigues estos diez consejos, tus clientes potenciales verán y sentirán el valor de tu producto tal y como lo describes y aumentarás las probabilidades de que ¡lo compren!

Descarga nuestra checklist gratuita para comprobar tus páginas de producto:

Checklist SEO tus páginas de producto

0 Comentarios