<iframe src="https://www.googletagmanager.com/ns.html?id=GTM-PWMBPK" height="0" width="0" style="display:none;visibility:hidden">

Organización del almacén - reglas que debe conocer el comerciante online

Los comerciantes online, que debido al largo tiempo de entrega dejan a los clientes una impresión negativa, se arriesgan a perder no sólo su buena imagen, sino que también corren el riesgo de ser llevados a juicio por no cumplir con los plazos de entrega.

¡La organización del trabajo de almacén no tiene por qué ser difícil! Sólo basta con seguir unas reglas de logística para garantizar el funcionamiento eficaz del almacén.

Pero, ¿cuáles son estas reglas? Encontrarás todo en este artículo.

logística

Las reglas de oro de la organización del almacén

El nivel de organización necesario en un almacén de distribución depende sobre todo de la cantidad de mercancías almacenadas.

Para un vendedor que está a cargo el solo de su negocio le serán suficientes unos estantes en su garaje.

Sin embargo, cuando la oferta crece y se realizan cada vez más envíos, entonces el comerciante de la tienda online alcanza rápidamente el límite de su eficiencia. En este caso es necesario tener un almacén de envío propio o alquilado.

Zonas del almacén

Para la mayoría de las tiendas online será suficiente un almacén dividido en tres zonas.

1. Almacén de recepción

Aquí es donde se realiza el control de la integridad y calidad de las mercancías inmediatamente después de recibirlas. Durante ese tiempo el proveedor puede recoger los palets vacíos.

El almacén de recepción se puede utilizar también como un almacén de depósito temporal, si los palets entregados todavía no han sido desempaquetados.

2. Almacén de preparación de pedidos

En este almacén se depositan piezas individuales de determinadas mercancías.  En la mayoría de los casos serán suficientes unas estanterías regulares o sistemas de almacenaje, de los cuales el empleado del almacén (operario de picking) recoge los artículos pedidos.

3. Almacén de envío

Aquí los productos se enbalan, preparan y entregan para el envío. Los productos que se envían con frecuencia se pueden colocar en la zona de envío del almacén por un corto tiempo.

De esta manera de estos productos se pueden preparar pedidos directamente del palet. Esto ahorra tiempo y reduce la distancia. En el caso de grandes almacenes de envío, los productos que se envían con frecuencia se almacenan en zonas de preparación inicial del pedido, en la zona de envío.

Consejo: 

Estas tres zonas del almacén no necesariamente tienen que estar separadas con paredes, pues en caso de usar carretillas elevadoras o transpaletas, las paredes solo van a representar obstáculos. En este sentido una buena idea sería por ejemplo marcar con señales en el suelo las distintas zonas del almacén. De este modo se evita dejar los palets que llegan con la mercancía en la zona de envío.

º º º

¿Estás harto de las devoluciones y no sabes cómo reducirlas? En este libro blanco gratuito te presentamos las mejores prácticas para reducir las devoluciones y al mismo tiempo aumentar tus ventas. 

Libro blanco reducir devoluciones

Las reglas de asignación del lugar de almacenamiento

Un almacén no puede ser eficiente si los trabajadores no tienen un sistema a seguir que les ayude a encontrar los artículos.

Esto provoca retrasos en la preparación de la mercancía para su envío que podrían evitarse fácilmente. Como consecuencia, la tienda no puede lograr la máxima eficiencia logística, e incluso podría dar lugar a muchas devoluciones o pedidos cancelados.

Por lo tanto, cada mercancía debe tener asignado un lugar fijo en el almacén. Existen dos posibilidades de realizar este proceso:

1. Asignación numérica del lugar

Los artículos se almacenan por orden numérico del artículo, siempre en el mismo lugar. Este método es adecuado para la mayoría de tiendas online con una gama de productos relativamente pequeña y un pequeño número de envíos.

2. Asignación aleatoria del lugar

Para las tiendas con un gran número de envíos, el sistema numérico no es lo suficientemente flexible como para responder a los cambios en la gama de productos. En su lugar, las nuevas posiciones se asignan automáticamente al siguiente espacio o lugar disponible en el almacén.

Este método requiere que cada número de artículo tenga un número de espacio de almacenamiento asignado y colocado en un gráfico para que los empleados puedan consultarlo en cualquier momento.

Planificación del almacén

Además de las razones económicas, mientras se planifica el almacén hay que tomar en cuenta también el rendimiento técnico.

En este sentido, hay que tomar en consideración los siguientes factores básicos:

  • la cantidad de artículos en la gama de productos

  • tamaño de artículos en almacén

  • el volumen promedio y máximo de stock para cada artículo según el ritmo de su entrega y venta planeada

  • el número promedio y máximo de envíos por día

  • el número promedio de artículos en el envío; los envíos de varios artículos son más eficientes con respecto a la preparación de pedidos

  • la cantidad de devoluciones.

Esperamos que esta información te haya servido de ayuda con el fin de organizar tu almacén y poder trabajar de forma eficiente.

Newsletter 

 

 

0 Comentarios