<iframe src="https://www.googletagmanager.com/ns.html?id=GTM-PWMBPK" height="0" width="0" style="display:none;visibility:hidden">

7 errores de SEO de los relanzamientos de sitios web (y cómo evitarlos)

En este artículo te presentamos los errores de SEO más frecuentes que suelen tener lugar a la hora de relanzar una tienda online, y te daremos algunos consejos sobre cómo evitarlos. De este modo te asegurarás de que no desaparezca tu tráfico orgánico.

relanzamiento sitio web

Error N.º 1: Cero redireccionamientos, cero clasificaciones

Empecemos por lo más importante: ¡Redireccionamientos! No se puede decir más claro, los redireccionamientos son la base del relanzamiento.

relanzamiento tienda online

Solo así te puedes asegurar de que tu tráfico orgánico, el que te ha costado tanto trabajo conseguir, no se pierda (o llegue a páginas de error 404) y que tus visitantes sigan aterrizando en las correctas URLs. Gracias a los redireccionamientos, tienes muchas posibilidades de que Google acepte las clasificaciones de la anterior página web.

Con los redireccionamientos hay algunas cosas a tener en cuenta. Te hemos resumido lo más importante

#1 No debes escatimar costes o esfuerzos en la preparación de los redireccionamientos

Desafortunadamente, no redireccionar o redireccionar simplemente las URLs de la página de inicio o de las categorías superiores, no es la solución aquí. Asegúrate de que para CADA URL de la página web actual haya una RESPECTIVA URL en la página futura y que éstas queden asignadas.

#2 El redireccionamiento automático

Si es posible, intenta redireccionar las URLs automáticamente. Si esto no fuera posible, te tocará asignar las URLs manualmente.

#3 Define las URLs más importantes

Si tu sitio web es muy grande (más de 2.000-5.000 URLs) y no es posible el redireccionamiento automático, define las URLs más importantes y redirecciona al menos estas.

Aquí para orientarte de cuáles son, mira qué URLs traen tráfico orgánico, logran volumen de ventas / conversiones, reciben clasificaciones o contienen enlaces entrantes (backlinks).

#4 Evita las cadenas de redireccionamiento

Es decir, no redirecciones por ejemplo primero a la versión http://www.dominio.es, que a su vez redirecciona a la https://dominio.es etc., sino reenvía directamente al correspondiente destino.

#5 Revisa los redireccionamientos antiguos ya existentes

Comprueba también que los antiguos redireccionamientos existentes se cambien a las nuevas URLs de destino.

#6 Revisa los enlaces internos

Revisa los enlaces internos en tu nuevo sitio web y adapta aquí también los enlaces a las nuevas URLs de destino.

Asegúrate también de que siempre redireccionas a una variante segura (encriptación SSL).

Enlaces Internos

#7 Establece redireccionamientos permanentes (301)

También puedes configurar, durante un determinado periodo de tiempo, redireccionamientos 302, y luego, cuando se hayan comprobado y establecido correctamente, cambiarlos a los redireccionamientos 301.

Al final los redireccionamientos deben ser del tipo 301.

#8 Redirecciona, si es posible, TODAS las URLs

¡No te olvides de incluir aquí archivos o fotos! Estos también deben ser redireccionados.

Especialmente en las tiendas online, donde es relevante el tráfico orgánico a través de la búsqueda en Google por Imágenes, el redireccionamiento de imágenes es esencial.

#9 ¡Comprueba los redireccionamientos!

Establece los redireccionamientos primero en el entorno de pruebas. Utiliza un rastreador (por ejemplo Screaming Frog) y comprueba si el redireccionamiento funciona como debería.

#10 ¿Funciona todo?

En cuanto el sitio web esté online, deberías repetir las pruebas para asegurarte de que todos los redireccionamientos funcionen correctamente y no haya problemas.

#11 Observa la Google Search Console 

Después, comprueba en la Google Search Console si hay algún error que se te haya pasado por alto y redirecciona los errores 404 a través de redirecciones 301.

Con razón está el tema de los redireccionamientos al principio de este artículo.

Así que a la conclusión a la que llegamos es que: A la hora de relanzar una página web, los redireccionamientos son muy importantes, y lidiar con ellos a posteriori te va a costar mucho tiempo, dinero y nervios... ¡Así que en cuanto antes te lo quites de encima mejor!

Error N.º 2: Empezar de nuevo: El contenido ya no se necesita

Tal vez pienses que no estaría mal aprovechar el relanzamiento para empezar de cero. Hacer una «tabula rasa», por así decirlo, eliminar todo lo anterior y presentar al cliente un sitio web completamente nuevo y ordenado.

Pero ten cuidado: ¡Desde el punto de vista del SEO esto es un grave error!

error

En su lugar, se aconseja analizar detenidamente el contenido del sitio web para decidir qué contenido se debe eliminar, mantener o incluso mejorar y complementar.

Para ello deberías hacerte estas preguntas: ¿Qué contenido funciona especialmente bien? ¿Qué URLs tienen especialmente más tráfico, conversiones, volumen de ventas, clasificaciones, clics y enlaces entrantes?

¿Cuentas con otro contenido que merezca la pena conservar? Comprueba qué archivos e imágenes funcionan bien. Particularmente en las tiendas online, las imágenes propias o la información de producto en formato PDF pueden generar mejores clasificaciones y más tráfico.

Herramientas como la Search Console te ayudan por ejemplo a recopilar información sobre las impresiones y clics de las distintas URLs; para determinar el tráfico, las ventas y las conversiones está Google Analytics, y para identificar las mejores clasificaciones y los enlaces entrantes de las URLs hay herramientas de SEO como Sistrix, Searchmetrics, etc.

escalones de madera

Crea una tabla con todas las URLs y los indicadores clave más importantes para decidir sobre esta base el contenido de tu sitio web. Porque en ningún caso debes eliminar el contenido que funciona bien.

Si hay temas que se superponen bastante, puedes pensar en fusionar el contenido. Observa además qué contenido o temas pueden tener potencial en el futuro. En este caso también se podría ampliar el contenido directamente durante el relanzamiento.

Error N.º 3: Cambiar completamente las estructuras de los enlaces

Con el tiempo, los puntos de menú, categorías y enlaces han echado históricamente raíces en el sitio web. Puede que entre tanto las categorías y sus nombres no sean tan claros o que a lo largo de los años se haya perdido el hilo conductor de la arquitectura de la información.

A menudo las empresas también transfieren estructuras, conceptos y categorizaciones internas a la estructura del sitio web y, por lo tanto, a la navegación, lo cual puede que no sea tan comprensible para personas ajenas a la empresa.

mujer hablando por teléfono y mirando un mapa

Los nombres de los puntos de menú y categorías suelen reflejar además la terminología y las estructuras internas de la empresa, lo cual, por un lado, no es fácil de comprender para terceros. Por otro lado, desde el punto de vista de SEO, esto no contribuye al posicionamiento de los productos.

Así que en el transcurso del relanzamiento suele tener sentido reorganizar la arquitectura de la información, es decir, el menú/la navegación, así como la estructura de las categorías y sus nombres, además de otras estructuras de enlaces en el sitio web.

Pero también aquí se aconseja precaución con respecto a SEO.

Existe el peligro de quitar relevancia a las páginas importantes al minimizar los enlaces internos. Aquí lo importante es comprobar:

  • ¿Qué debería cambiarse?

  • ¿Tienen los cambios un gran impacto?

  • ¿Desaparecen los bloques enteros de enlaces (por ejemplo, "categorías similares" en la barra lateral)?

  • ¿Categorías que hasta ahora estaban visiblemente vinculadas en el menú superior se desplazan al menú desplegable o desaparecen por completo?

Estas son solo algunas de las preguntas más importantes que debes tener presente a la hora de rediseñar tu estructura de enlaces.

Sugerencia de lectura: La guía completa de ranking 

Así que, al revisar las estructuras de enlaces, deberías tener en cuenta todo esto. Observa de cerca la estructura anterior y la nueva y comprueba factores como:

  • Páginas con mucho tráfico

  • Páginas con fuerte volumen de ventas / conversión

  • Productos/categorías importantes

  • Páginas con clasificaciones de palabras clave relevantes

Por lo general la arquitectura de la información del sitio web debe ayudar al usuario a encontrar el contenido deseado de manera rápida e intuitiva y no debería dar lugar a confusión.

carita feliz

La navegación y las categorías de una tienda online deben presentar de forma estructurada la gama de productos y facilitar también al usuario la orientación en la tienda.

Se persigue el empeño de que el usuario pueda alcanzar el contenido con 3-4 clics. Por lo tanto, la navegación debe ser fácil de usar, auto explicativa e intuitiva.

Lo ideal es que los puntos del menú y las categorías hablen el idioma de los clientes, no el de la empresa. Si esto no es así, existe el riesgo de que el cliente no se familiarice con el sitio web y abandone la tienda.

Merece la pena además, comprobar que los nombres de las categorías coinciden con las intenciones y el volumen de búsqueda, para que se encuentren mejor.

Asegúrate de que los puntos del menú y las categorías de tu tienda online tengan nombres que hablen por sí solos y generalmente comprensibles.

En caso de duda, lleva a cabo la técnica de Card Sorting, en la cual le pides a personas ajenas que clasifiquen y ordenen los nombres ya existentes y, si es necesario, sugieran nombres alternativos.

Error N.º 4: Empeorar la tecnología

Seguramente hayas invertido durante años en el SEO.

Has corregido y eliminado errores técnicos en base a recomendaciones y a auditorías SEO. Has podido establecer importantes clasificaciones de palabras clave, has aumentado la visibilidad y generado visitantes orgánicos a tu sitio web. Ahora quieres relanzarlo, incluso quizás cambiar a un nuevo sistema y empezar así desde cero.

lupa sobre un teclado

En cualquier caso, deberías integrar el SEO en el proceso de relanzamiento e incluir los requisitos del SEO desde el principio. En el peor de los casos, si el nuevo CMS/plataforma de tienda no presupone tus optimizaciones anteriores, ¡acabarás peor que antes!

Por lo tanto, es fundamental 1º asumir al menos todas las optimizaciones ya existentes y 2º ¡examinar con lupa la tecnología del nuevo sitio web!

Realiza una auditoría SEO en el sitio web actual.

¿Dónde estás bien posicionado? ¿Qué se ha optimizado hasta ahora? Esto es lo mínimo que debes pedir al nuevo sistema en cuanto a los requisitos de SEO.

Asegúrate de rastrear completamente el antiguo sitio web y hacer un inventario de los componentes más importantes.

Para ello puedes trabajar con una herramienta de rastreo como Screaming Frog, Audisto, Ryte, etc. Algunos de los temas que definitivamente deberías mirarte:

  • ¿Qué tipos de URLs hay?

  • ¿Cuáles son los códigos de estado?

  • ¿Qué metadatos has definido para las URLs?

  • ¿Cuáles son los titulares?

  • ¿Hay etiquetas meta especiales?

  • ¿Utilizas datos estructurados?

  • ¿Trabajas con rastreo o indicaciones de indexación (por ejemplo, Canonicals, Noindex, Robots.txt, hreflang, etc.)?

Al mismo tiempo, realiza también una auditoría SEO del entorno de pruebas y contrástalas.  ¿Qué es lo que cambia? ¿Cómo se posiciona el nuevo sistema en los puntos relevantes de SEO?

Aquí puedes comparar el entorno de pruebas con la evaluación de tu antiguo sitio web. Esto da como resultado los puntos y requerimientos que deben ser incluidos en el relanzamiento. ¡Integra el SEO en el proceso de relanzamiento!

Antes del relanzamiento, también deberías comprobar estos requisitos detalladamente. Solo un buen análisis del entorno de pruebas, en base al catálogo de requerimientos, puede garantizar que el sitio web sea igual de bueno o incluso mejor que antes, en el mejor de los casos.

Descárgate ahora nuestra guía de mejores prácticas y recibirás 10 valiosos y prácticos consejos para SEO especialmente para tiendas online.

SEO para tiendas online

Error N.º 5: Las pruebas salieron mal

Muchos clientes vienen a nosotros cuando el nuevo sitio web ya está terminado y cuando está a punto de entrar en funcionamiento.

A menudo también recibimos consultas cuando ya se ha completado el relanzamiento. Obviamente la comprobación DESPUÉS del relanzamiento es muy importante. Pero aun más importante es la comprobación ANTES del relanzamiento. Y esta es mejor hacerla con suficiente tiempo para realizar rectificaciones.

Durante las pruebas, se han de comprobar todos los puntos que han sido definidos previamente como requisitos. Los requisitos que provienen, por ejemplo, de la auditoría SEO del entorno de pruebas (véase el pecado N.º 4: Empeorar la tecnología).

Aquí lo importante es la documentación de los puntos a comprobar. También debería definirse exactamente quién es el responsable de qué y quién se encarga de comprobar qué cosas.

Se debe crear además un proceso para determinar dónde se recogen los errores/bugs y el empleado responsable asignado para arreglarlos.

error

Después de rectificar los puntos, estos deben ser revisados de nuevo. Para ello son adecuados los sistemas de gestión de proyectos/consultas como Trello, Asana, Jira o similares.

Bastante menos conveniente es intercambiar correos electrónicos al respecto, poniendo en copia a muchos implicados. En este caso, a menudo se olvidan puntos importantes y casi nadie se suele sentir responsable directo.

Con un sistema de seguimiento y retroalimentación y la asignación de las tareas a los responsables, se puede garantizar que no se pierda ni se olvide nada importante.

Del mismo modo que una auditoría de SEO antes del relanzamiento ayuda a descubrir lagunas y a establecer requisitos, una nueva comprobación tras el relanzamiento de todos los puntos relevantes de la auditoría SEO, ayuda a determinar si todavía hay lagunas que solucionar.

¡Al final y al cabo, el objetivo es estar después mejor que antes!

LO QUE TIENES QUE HACER:  ¡Proteger el entorno de pruebas!

Debes asegurarte además de que el entorno de pruebas no termina en el índice de Google. Sí, porque aunque el entorno de pruebas no esté enlazado en ningún parte, o solo se active brevemente para planificar el relanzamiento, la indexación, por desgracia, se produce más rápido de lo esperado.

libreta con un candado

Se puede proteger el entorno de pruebas de la indexación a través de Robots.txt y una contraseña. Aún más importante será comprobar, después del relanzamiento, que se permita el rastreo e indexación y que se haya eliminado la protección con contraseña.

Examina aquí el Robots.txt, rastrea y comprueba todas las URLs relacionadas con las etiquetas Noindex y Nofollow, así como otras especificaciones como Canonicals, Hreflang, etc. Pon también a disposición de Google un sitemap XML en la Search Console.

Error N.º 6: ¿Dónde está el rastreo?

Con las prisas durante el relanzamiento, no es nada raro que uno se olvide de incluir el rastreo. Hasta que esto se descubra pueden pasar días y es entonces cuando cunde el pánico y te preguntas dónde está el tráfico.

Para evitar que esto suceda, deberías anotar definitivamente el tema del rastreo en la agenda.

Se recomienda integrar ya en el entorno de pruebas la configuración de rastreo, a través del Google Tag Manager. Así se pueden comprobar todas las funciones tranquilamente en el sistema de pruebas. Estas se pueden publicar fácilmente durante el relanzamiento.

ojo con patas

El rastreo, los destinos o el rastreo del comercio electrónico, deben ser probados directamente después de la puesta en marcha para comprobar si aquí también se transfieren todos los datos relevantes.

Para comprobar rápidamente si el rastreo funciona, se puede utilizar directamente en Google Analytics el análisis en tiempo real. A través del código fuente o, por ejemplo, Screaming Frog con la búsqueda personalizada, se puede comprobar también si se ha integrado el código.

En todo caso, justo después del relanzamiento, comprueba con regularidad tus datos.  Para ello en Google Analytics también puedes analizar el tráfico, por ejemplo por horas, y compararlo con el mismo día de la semana anterior para ver si el nivel de tráfico es estable. 

Error N.º 7: Subestimar el tiempo

Al igual que sucede en la clásica gestión de proyectos, no es raro equivocarse al calcular el tiempo y que el proyecto de relanzamiento se tenga que aplazar (por experiencia) de 3 a 12 meses.

Por lo tanto, es importante aclarar primero si hay una fecha fija (ya sea por ejemplo, porque el sitio web debe estar listo para el lanzamiento de una campaña, porque las notas de prensa ya tienen fecha, porque el relanzamiento ya ha sido anunciado, etc.). ¡Aquí la clave es planificar el relanzamiento con un margen de tiempo!

cronómetro en forma de huevo

Si no hay fecha fija, al final deberías invertir principalmente el tiempo en reparar errores y evitar que se haga el relanzamiento de forma precipitada. 

Crea una hoja de ruta para el relanzamiento, con todas las fases importantes del proyecto, por ejemplo, la preparación de contenidos, el diseño, la programación, las correcciones, el control de calidad, etc.

Determina en ella cuánto tiempo necesitas para cada fase y en qué paquetes de trabajo se pueden subdividir las fases. En base a este documento durante el proyecto puedes comprobar si aun estás en el plazo previsto. 

También es importante incluir lo banal en la planificación del tiempo. ¿Quién está de vacaciones y cuándo? ¿Qué día de la semana y a qué hora se debe realizar el relanzamiento? ¿Tendrá lugar el relanzamiento en temporada alta? ¿Están informadas todas las partes involucradas (tanto los empleados internos como los externos, por ejemplo la agencia SEA)?

Sugerencia de lectura: Mejorar tu gestión del tiempo en 5 pasos [+libro blanco]

Asegúrate de que durante la fase crítica del relanzamiento ninguno de los responsables esté de vacaciones. Es mejor que el relanzamiento se lleve a cabo un lunes o un martes. Así tendrás suficiente tiempo el resto de la semana para corregir cualquier error.

Si relanzas un viernes puede, que en el peor de los casos, los errores perduren todo el fin de semana. ¿Cuándo es la temporada alta? Comprueba en Google Analytics en qué época del año tiene tu página web menos tráfico. Cerciórate de no programar el relanzamiento en temporada alta para no sufrir grandes pérdidas en las ventas. 

Consejo:Si te das cuenta de que vas justo de tiempo y que tienes que cumplir con la fecha de relanzamiento, ten en cuenta en todo caso el error N.º 1 de este artículo: ¡¡Los redireccionamientos es lo mínimo que debes configurar!!

Conclusión

¡Has conseguido llegar hasta el final! Si en el gran proyecto de relanzamiento consigues evitar estos 7 errores y sigues todos mis consejos, ya nada se podrá interponer en tu camino para que el relanzamiento sea un éxito y tu tráfico SEO siga aumentando. 

Errores frecuentes en tiendas online

 

0 Comentarios